Covid-19EducaciónSaludValdivia

Compañía alemana obtuvo licencia de comercialización de anticuerpo de alpaca que neutraliza el COVID-19

La Universidad Austral firmó un contrato de licencia para la comercialización y distribución internacional del anticuerpo de alpaca, el que corresponde a un acuerdo para su uso investigativo.

Esta semana se dio a conocer la firma de un acuerdo comercial entre la Universidad Austral de Chile (UACh) y la compañía alemana empresa europeaNanoTag Biotechnologies.

Dicho acuerdo autoriza la comercialización y distribución a nivel mundial del anticuerpo W25, el que se ha dado a conocer tras los exitosos resultados de la investigación liderada por el Dr. Alejandro Rojas del Laboratorio de Biotecnología Médica de la Facultad de Medicina UACh.

En este sentido, cabe recordar que el Dr. Rojas y su equipo trabajan hace más de un año en la generación de anticuerpos a partir de alpacas, los que serían capaces de neutralizar el COVID-19.

Aplicaciones del anticuerpo 

En conversación con RioenLinea, el académico e investigador de la UACh, detalló cuál será el uso que se le dará al anticuerpo tras la firma del acuerdo con la empresa NanoTag Biotechnologies.

Así, dijo que “lo primero es aclarar que un anticuerpo es una molécula que se une más fuerte a un virus. De eso derivan varias aplicaciones”.

“Una es el uso en investigación, que lo podemos entregar o vender a otros científicos para que ellos puedan estudiar el virus o puedan estudiar las consecuencias en tejidos de pacientes o en tejidos de animales”, dijo Rojas.

Otra aplicación “es el diagnóstico. Los anticuerpos también sirven para hacer test rápidos, test de antígenos”, agregó el investigador, añadiendo que un tercer uso es como desinfectante.

Finalmente, la cuarta aplicación “es como terapia, como tratamiento”, detalló.

Para el caso del acuerdo de licenciamiento, el Dr. Rojas dijo que éste es para que “la empresa que trabaja en anticuerpos de camélidos lo distribuya para su uso en investigación”.

Así, de acuerdo al investigador, “a la Universidad Austral le pertenecen los derechos de explotación de esta patente”, agregando que “con la base y la garantía de la propiedad intelectual sobre la secuencia de estos anticuerpos es que la UACh puede transferirle parte del uso de la patente a otra compañía y eso fue lo que se logró”, afirmó.

Importante avance para la investigación

Respecto a las implicancias de este acuerdo en el avance de la iniciativa que lidera, el académico de la UACh dijo que la compañía en cuestión corresponde a una empresa “muy seria en esto, por lo tanto, antes de que nosotros pudiésemos entregar la licencia, nos solicitaron hacer pruebas. Estuvieron un tiempo desarrollándolas ellos mismos, replicando nuestros resultados y validando lo que nosotros demostramos desde un primer momento”.  Así, agregó que este nuevo paso “valida mucho lo que hemos venidos haciendo nosotros”.

En este sentido, recordó los llamados que hicieron para recibir apoyo en Chile para dar continuidad a la investigación, afirmando que “nos pasa mucho con el Ministerio de Ciencias. Ellos nos dicen que no hay validación, que en realidad esto tiene que ser evaluado por expertos externos y esta es una gran validación porque en el fondo nos dice que el anticuerpo tiene una gran calidad como para que las empresas alemanas se interesen en él”, cerró Rojas.

Uso para el combate del COVID-19

Según explicó el investigador, al ser consultado sobre los plazos en que se podría proyectar el uso del anticuerpo en el combate del COVID-19, “en lo inmediato lo único que genera (el contrato) es claramente un fuerte respaldo técnico sobre lo que nosotros desarrollamos”.

Sin embargo, de acuerdo a lo expuesto, “los acuerdos de licencia, si bien ellos tienen una retribución económica, se va a ver finalmente después de una año cuánto es lo que se logra comercializar, en qué países. De eso la universidad obtiene un porcentaje, pero no es que nosotros inmediatamente vayamos a contar con fondos para continuar con lo que más nos interesa que es el tema terapéutico”, comentó Rojas.

En ese sentido, afirmó que para poder producir un inyectable terapéutico con base en los anticuerpos de alpaca se requieren entre tres y cuatro millones dólares, recursos con los que aún no se cuenta.

Sobre este tema, Alejandro Rojas recordó el anunció del Presidente Sebastián Piñera en su última Cuenta Pública, respecto a la inyección de dos mil millones de dólares para financiar el control de la pandemia y sus secuelas en el país.

En ese contexto, el investigador dijo que parte de esos fondos podrían ser perfectamente destinados a financiar el proyecto que lidera en la UACh.

“Claramente esos fondos podrían aportar en avanzar en este proyecto, con un porcentaje muy pequeño se podría fortalecer no solamente el tema del desarrollo del anticuerpo terapéutico sino también fortalecer el equipo de Andrea Silva, académica UACh, que ha estado trabajando en la trazabilidad y secuenciación de los virus, lo que es muy importante, también es otro gran proyecto nacional”, aseguró.

Finalmente, el investigador reiteró que el convenio entre la UACh y la compañía NanoTag Biotechnologies, representa un importante paso puesto que “toda la comunidad científica lo va a poder usar. Van a poder probar nuestro anticuerpo, seguramente seguir caracterizándolo y que se haga más robusto. Muchos otros científicos van a tener acceso a su uso y comprobar que es un tremendo anticuerpo y eso genera más interés a nivel internacional”, concluyó Rojas.

La compañía que adquirió la licencia es una empresa alemana fundada en julio de 2015 por científicos con una sólida formación en bioquímica, así como en imágenes cuantitativas de superresolución. 

Se dedica a la producción de herramientas de alta calidad completamente validadas para las ciencias de la vida, la biotecnología y la investigación biomédica. 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba